15 consejos para dar los mejores masajes eróticos

¿Quieres aprender a dar masajes eróticos como un auténtico profesional? Te presentamos los mejores consejos y recomendaciones para que puedas dar los mejores masajes eróticos y sorprender a tu pareja o a tus citas especiales con un espectacular masaje.

Reservad un momento para vosotros

En primer lugar, a la hora de dar y recibir un masaje erótico a una persona resulta clave que se trate de un momento especialmente reservado para el masaje. La persona que va a recibir el masaje debe tener claro que quiere relajarse, excitarse y disfrutar y por tanto no debería ir con prisas ni estar pensando en lo que tiene que hacer después o en que todavía tiene muchas tareas pendientes o en que todas sus preocupaciones llegan a su cabeza a la vez porque así será imposible despertar el deseo.

Usad aceites de masaje

Los aceites de masaje son increíbles y un elemento fundamental para disfrutar mucho más de un masaje erótico. Recomendamos seleccionar aceites naturales para las personas a las que no les gustan los aromas o perfumes fuertes o decantarnos por otros con distintos olores y perfumes, e incluso por aceites con sabor para conseguir disfrutar mucho más de la experiencia en pareja.

Utilizad elementos comestibles

En segundo lugar, además de disfrutar de algún tipo de afrodisíaco antes del masaje si fuera posible, recomendamos también utilizar elementos comestibles como por ejemplo el chocolate ya que sin duda se trata de la manera perfecta de despertar el deseo con un masaje erótico inolvidable. El chocolate caliente será una gran opción para colocarlo en la piel de la pareja y poder lamerlo después consiguiendo que el masaje sea inolvidable. Otra opción interesante son también

Primero hay que relajar los puntos dolorosos

Asimismo, a la hora de ponerse con el masaje se debe tener en cuenta que lo primero es relajar a la otra persona. Para ello le pediremos que se relaje y se tranquilice con palabras suaves que le permitirán soltar tanto física como mentalmente. A partir de aquí habrá que relajar todos sus puntos dolorosos y eliminar las contracturas y las zonas en las que de verdad tiene dolor.

Para terminar el masaje excitando

Mientras se realiza el masaje clásico se podrán ir rozando las zonas delicadas e íntimas para introducir el masaje erótico y una vez terminado el primer masaje llegará el momento de pasar a acariciar y masajear las zonas más sensibles, así como a continuar masajeando el resto de zonas clásicas de forma más delicada.

Los besos son importantes

Resulta clave tener en cuenta en este punto, si se trata de un masaje que le estamos dando a nuestra pareja, que los besos tienen muchísimo poder. Es decir, aunque se trata de un masaje corporal y corto sin duda hay que conseguir transmitir muchísimo y estimular a la otra persona para conseguir el masaje erótico se convierta realmente en una experiencia inolvidable.

Identifica las zonas delicadas

Como nos recomiendan desde el centro de masajes con final feliz de Madrid TantraPalace, recomendamos identificar muy bien las zonas sensibles, así como también las zonas de tensión. Eliminando primero la tensión de las zonas delicadas podremos dedicarnos a estimular y aprovechar las zonas más sensibles para hacer sentirse bien a nuestra pareja.

Aprovecha las zonas sensibles

Este tipo de masajes serán muy interesantes para crear zonas de placer y conseguir conocer mejor a la pareja en el ámbito sensual y sexual gracias a los masajes eróticos. Por otro lado, si se trata de masajes eróticos en centros especializados sin duda son una buena forma de conocerse a uno mismo/a.

La intensidad se aumenta poco a poco

Para hacer un buen masaje y conseguir que la pareja disfrute de verdad recomendamos también empezar siempre con movimientos tranquilos, suaves y lentos e ir aumentando poco a poco la fuerza hasta conseguir aliviar de forma eficaz los músculos sin dañar de ninguna forma las zonas más tensas de nuestra pareja.

La presión debe ser firme

Con este tipo de masajes, cuando nos encontremos en la parte del masaje tradicional, sin duda debemos ejercer siempre una presión firme pero debemos tener en cuenta nunca hacer daño a la otra persona sino apretar lo justo para calmarla y mejorar sus dolores sin hacerle sentir daño, sobre todo si estamos masajeando zonas tan delicadas como el cuello o los tobillos.

Alternar con movimientos suaves

Además de hacer presión firme en las zonas clásicas para destensarlas también recomendamos realizar movimientos suaves combinados con los primeros para lograr relajar de forma eficaz a nuestra pareja mientras la vamos excitando con el masaje erótico. La mejor opción para añadir un plus de magia a este tipo de masajes consiste en incluir también roces en diferentes zonas y caricias suaves para hacer sentir en las nubes a la otra persona.

Masajear también los pies

Asimismo, los pies tampoco deben olvidarse en este tipo de masajes ya que, por increíble que parezca, se trata de una zona erógena que permitirá a la pareja disfrutar muchísimo si el masaje se hace bien. Lo mejor es hacer movimientos circulares para conseguir eliminar toda la tensión que se acumule en estas zonas.

Ir alternando las zonas del masaje

También debes tener muy claro que resulta importante el ir alternando las diferentes zonas de masaje para relajar todo su cuerpo y excitar bien a tu pareja, pero nunca te olvides de masajear o rozar los labios, las orejas, el cuello, el pecho, el triángulo del pubis…

El ambiente es importante

Por último se debe tener en cuenta que sin duda el ambiente es muy importante así que, además de contar con un tiempo para relajaos deberéis elegir el lugar adecuado y cuidar la música, los aromas y la temperatura para poder disfrutar al máximo.

Improvisad

Por último, sin duda lo mejor para poder disfrutar al máximo de un masaje erótico es la improvisación. Decir adiós a los tabúes y dejarse llevar será lo mejor que podréis hacer para disfrutar al máximo con este tipo de masajes tan excitantes.