Cuándo hacer una ecografía 4D

Una de las cosas más bonitas que puede suceder a una persona es estar embarazada. Si tienes la suerte de estar embarazada, seguro que tienes la curiosidad de querer saber como será la carita de tu bebé cuando nazca. Para poderla ver, lo mejor que puedes hacer es hacerte una ecografía. Si quieres hacerte una ecografía 4d, a continuación te muestro los mejores momentos para hacerla y así poder ver como tu bebé evoluciona en tu interior.

Ecografía 4D en la semana 16

Durante las primeras semanas te será muy complicado notar a tu bebé en tu interior, pero como ya sabrás que está en tu interior, lo más seguro es que ya hayas cambiado tus hábitos pensando en su bienestar.

A partir de la semana 16 puede ser un buen momento para realizarte la primera eco 4D y comenzar a hacerte a la idea de como será tu futuro hijo. Ten en cuenta que el bebé estará en pleno desarrollo, pero siempre emociona verlo, de aquí que te lo recomiende.

Ecografía 4D en la semana 22

A partir de la semana 22 ya puedes estar segura de que has pasado la mitad del embarazo. A partir de este momento habrás superado los meses de más riesgo y será el momento de comenzar a disfrutar del embarazo al máximo. Si haces una ecografía 4D, en este momento ya podrás ver su cuerpo completo, a la vez que con un poco de suerte ya podrás ver sus primeros gestos. Se te caerá la baba viendo esas imágenes, ya que podrás ver su carita por primera vez.

Ecografía 4D en la semana 27 a 30

Durante estas semanas tu bebé seguirá creciendo y ya podrás ver su cuerpecito con más detalles. Con este tipo de eco ya podrás ver algunos detalles de su comportamiento como sonrisa, bostezos, movimientos… A partir de estas semanas ya podrás saber como será tu bebé cuando nazca.

Ecografía 4D en la semana 31 a 39

A pesar de que con la anterior ecografía ya te podrás hacer a la idea de como será tu hijo, todavía te quedarán unas semanas para poderlo tener entre tus manos. Para que la espera se te haga un poco más corta, te recomiendo hacer otra ecografía y así ver como ha ido creciendo. Realmente no podrás ver muchos más detalles que en la ecografía anterior, pero así podrás volver a ver a tu hijo una vez más y tener la seguridad de que todo va bien. Es más, así podrás tener un recuerdo para el futuro y recordar esos momentos tan felices antes de tener por fin a tu bebé entre tus brazos.

Ten en cuenta que a través de una ecografía 4D podrás conseguir una imagen casi perfecta de como será tu bebé cuando nazca. Con estas imágenes y los movimientos que notarás en tu interior, ya te darás cuenta de que el gran momento ya esta muy cerca.

No lo dudes, si quieres ver la evolución de tu hijo, lo mejor que puedes hacer es hacerte como mínimo estas ecografías. Ten en cuenta que las ecografías 4D te las podrás hacer cuando quieras gracias a que no hay riesgo ni para ti ni para tu bebé.

¿Cuánto cuesta una ecografía 4D?

El precio de una ecografía 4D no es cara, aunque si que es verdad que dependerá del lugar donde la hagas, la duración de la sesión y la duración de la grabación.

Antes de ver precios aproximados, quiero que tengas en cuenta que este tipo de ecografías siempre las debes realizar en centros de ecografías 4D especializados. De esta manera te asegurarás unos buenos resultados.

Para que te hagas a la idea, puedes realizarte este tipo de eco a partir de un precio de 50 a 60 euros. Este tipo de ecografías son bastante sencillas y son válidas para ofertas puntuales. En cambio, si quieres una ecografía 4D de calidad y completa, debes saber que el precio aproximado de las mismas suele rondar un precio de 140 a 180 euros.

Eso sí, debes tener en cuenta que la tarifa completa solo deberá ser pagada si se puede ver bien al bebé y por ello se puede decir que la calidad de la ecografía 4D es de calidad. En cambio, si por cualquier motivo la calidad de la eco no es buena, entonces las clínicas de calidad siempre suelen realizar descuentos.

Diferencias entre ecografías 3D, 4D y 5D

La diferencia entre una ecografía 3D y una 4D es que la 4D es más completa gracias a que se realiza en movimiento y queda grabada en video, mientras que la 3D muestra una imagen estática. Es decir, es como si hablamos de video y de fotografía. En ambos casos la calidad es muy buena, por lo que se puede ver al bebé sin problemas.

Por otra parte, las ecografías 5D es el último avance dentro de este mundo. La ventaja de este sistema es que las mismas nos harán pensar que tenemos al bebé ahí mismo, es decir, es un paso superior para dar más realismo a la ecografía. Conseguirás poder ver cada momento con mucha más precisión.

Una vez que conoces las principales diferencias, es el momento de que elijas que tipo de ecografía quieres realizarte para poder ver a tu bebé y cuando. Sin olvidar que las mismas no son para nada perjudiciales para el bebé, es decir, podrás hacerte todas las que quieras.

Compartir:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+