10 consejos básicos para usar un cepillo alisador

¿Quieres saber cómo usar un cepillo alisador? Se trata de una herramienta realmente eficiente y práctica para lograr alisar el cabello de forma sencilla mientras lo peinas y le das forma. A continuación te presentamos algunos consejos básicos muy interesantes para usar un cepillo alisador.

Quita la humedad de tu cabello

Lo primero que te recomendamos para empezar a usar un cepillo alisador es que tras el lavado retires la humedad de tu cabello con una toalla. Si bien es cierto que este tipo de cepillos se pueden utilizar con el cabello húmedo sin duda no debemos usarlos con el cabello muy mojado o tardaríamos mucho en alisarlo e incluso podemos llegar a quemarlo.

Resultados ideales con el pelo seco

Si ya tienes el cabello seco del todo y simplemente quieres usarlo para moldear tu melena sin duda los resultados serán mucho mejores en el punto del alisado. Asimismo, si en tu cepillo especifica que no se puede usar con el pelo mojado lo mejor será secarlo del todo antes de usarlo.

Llegas a todos los rincones

Para cepillar tu cabello con un cepillo alisador te recomendamos separar tu pelo por capas y mechones e ir peinándolo como si fuera una plancha. Enseguida vas a darte cuenta de que la eficiencia de este dispositivo es mayor que la que puede darte una plancha porque te va a permitir llegar a cualquier rincón de tu cabello para alisarlo.

Hazlo de forma autónoma

No te recomendamos que pidas la ayuda de otra persona para alisar tu cabello con un peine porque no es necesario. Por contra a lo que sucede con la plancha y el secador, que normalmente manejará mejor otra persona, ya que es complicado usarlos por detrás, alisar tu cabello con este tipo de cepillos alisadores es mucho más práctico.

Consigue mucho brillo

Como leemos en este análisis de cepillos alisadores, si quieres conseguir un cabello brillante y sano no tengas prisa y utiliza tu cepillo poco a poco hasta lograr el acabado deseado. Si vas mechón por mechón peinándolos de forma eficiente sin duda obtendrás un resultado muy favorecedor y que te sorprenderá.

Manejo sencillo

Los cepillos alisadores son sencillos de manejar. Basta con enchufarlos a la luz o encenderlos si son inalámbricos, elegir la temperatura que necesitas y esperar un poco como con las planchas hasta que alcance la temperatura. Una vez la haya conseguido simplemente tendrás que peinar tu cabello para conseguir unos resultados espectaculares.

Medidas de seguridad

Como medidas de seguridad básicas te recomendamos no tocar el cuero cabelludo con el cepillo eléctrico. Piensa que este tipo de dispositivos pueden llegar a alcanzar altas temperaturas y es por ello que debes ir con cuidado para evitar cualquier tipo de quemadura y también para que tu melena no se encrespe.

Para cabello grueso

Si tienes el pelo largo y grueso lo mejor que puedes hacer es cepillarlo con un cepillo clásico y eliminar los nudos para conseguir mejores resultados. Una vez ya tengas el pelo desenredado podrás utilizar el cepillo alisador eléctrico de forma sencilla con la temperatura al máximo para obtener los mejores resultados posibles.

Elige la temperatura ideal

En lo referente a la temperatura a la que te recomendamos cepillar y alisar tu cabello debes tener claro que cada tipo de pelo es diferente con lo que deberás probar aumentando la temperatura poco a poco. Piensa que si tu cabello es grueso siempre vas a necesitar más temperatura que si tienes el pelo fino y sedoso.

Utiliza los iones negativos

Por último, si tu cepillo alisador cuenta con iones negativos te recomendamos utilizar esta función porque sirve para eliminar la electricidad estática de forma sencilla de tu cabello. Es por tanto una muy buena opción si tienes mucho pelo y sueles sufrir problemas de encrespamiento porque te ayudará a conseguir un pelo liso, bonito y con mucho brillo gracias a este eficiente sistema de iones negativos especialmente diseñado para combatir el encrespamiento.

Compartir:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter