Cuánto cuesta abrir una tienda de ropa

Aunque pueda parecer lo contrario, abrir una tienda de ropa no siempre es fácil. Por este motivo, antes de ponernos manos a la obra hay que hacer un plan de negocio para ver si realmente hay probabilidad de tener éxito y en consecuencia podemos sacar nuestro negocio adelante.

Además del papeleo y demás, tienes que saber que la apertura de una tienda de ropa viene acompañada de una inversión y unos gastos importantes. Todo esto hace que para los nuevos emprendedores comenzar el negocio no resulte fácil. Por este motivo, hemos decidido realizar este artículo sobre cuánto cuesta abrir una tienda de ropa para que puedas hacer números y ver si es un proyecto asumible o no para ti.

Haz un plan de negocio

A la hora de comenzar un negocio desde cero es importante hacer un plan de negocio a través del cual te será más sencillo ver si el proyecto es o no viable.

Dentro de este plan de negocio tendrás que hacer un plan económico y financiero en el cual tendrás que incluir los gastos iniciales, la posible financiación y los gastos que tendrás según vayan pasando los meses.

¿Cuánto cuesta montar una tienda de ropa?

Lo primero que tendrás que hacer es buscar un local donde insertar tu nuevo negocio de ropa. El precio del mismo dependerá directamente de su localización y del tamaño del local que quieras disfrutar. Antes de nada, quiero dejar claro que para conseguir aumentar las ventas, es importante que el local esté situado en una calle transitada para poder tener una buena afluencia de clientes. Es verdad que saldrá más caro, pero a cambio venderás más que si pones el negocio en una tienda secundaria. Por supuesto, no cojas el primero que veas, compara y quédate con el que te interese más por calidad precio.

Lo siguiente que tienes que valorar es la licencia de apertura. En esta licencia se informará de la especificidad de la actividad. Dependiendo de la localidad donde se solicite la licencia, el precio puede rondar uno u otro. Para que te puedas hacer a la idea, la licencia con el proyecto de obra suele tener un coste de unos 500 euros.

También tienes que sumar al presupuesto un posible gasto de reparación y de adaptación del local a tus necesidades, lo cual en ocasiones no es barato. La licencia de obra también viene cargada de un gasto extra. Normalmente el precio de esta licencia suele ser de unos 100 euros.

A todo esto hay que añadir una licencia municipal de actividad. Una vez más, el precio dependerá de la localidad y de la superficie del local en el cual vayamos a realizar la actividad. Para hacernos a la idea, el precio suele ser de unos 500 euros o más.

Cuando tienes todo preparado, será el momento de poner la tienda de ropa a nuestro gusto. Para ello tendrás que adquirir maquinaria, mobiliario, decoración… todo esto cuesta dinero y se estima que no suele bajar la inversión de los 2500 euros. A todo esto hay que añadir que más tarde tendrás que comprar la ropa que más tarde tendrás que vender.

Cuando tenemos todo listo, será el momento de darnos de alta en autónomos. La cuota se paga a mes a mes y puede estar bonificada. Actualmente hay la bonificación de 50 euros al mes durante los primeros meses. Si no la cuota estará cerca de los 300 euros, siempre y cuando no estemos interesados en pagar algo más para cotizar más.

Ahora que ya conoces todos los gastos, te darás cuenta de que la inversión no es pequeña. Lo más seguro es que no tengas todo el dinero necesario, por lo que necesitarás solicitar financiación.

A la hora de pedir financiación, es importante comparar para pagar los intereses más bajos posibles. En el caso de estar en algún listado de morosidad, tendrás que buscar directamente los mejores créditos con ASNEF del mercado. Sea cual sea la opción elegida, es importante comparar para encontrar la financiación con el interés más bajo. Te recomiendo fijarte en el TAE final para tener la certeza de que la comparativa es igual para todos. En el TAE se incluye el interés y las comisiones, por lo que la comparación siempre es mucho más exacta y en consecuencia te resultará más fácil saber que opción se adapta mejor a lo que necesitas.

Antes de firmar la línea de crédito, es de vital importancia que leas con detenimiento lo que vas a firmar. Es verdad que en la gran mayoría de casos se te mostrará lo que tenías en mente contratar, pero en ocasiones puede que no. Para evitar problemas una vez que hemos firmado el préstamo, es importante fijarse en lo que vamos a firmar con detenimiento. Por supuesto, si la firma se hace a nivel presencial, no te tienes que sentir intimidado por las otras personas. Tomate tu tiempo y estate seguro de lo que vas a hacer.

Una vez firmado, ya tendrás el dinero que te hace falta para comenzar con tu nuevo proyecto de ropa. Piensa que los comienzos no son fáciles, por lo que siempre puede ser una buena opción solicitar algo más de dinero para tener un pequeño colchón económico que nos permita seguir adelante durante los primeros meses. Con un poco de suerte sacarás rentabilidad a tu negocio y puede que en poco tiempo puedas cancelar el préstamo y así ahorrarte parte de los intereses.

Compartir:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter